domingo, 11 de marzo de 2018

Bridget Holmes: de limpiar orinales a adornar Windsor

(Más artistas inglesas y vindicación de mujeres poco conocidas)

Antes de Bridget Jones existió Bridget Holmes, y también se merece que le dediquen una película¿Quién fue esta mujer, a todas luces de ascendencia modesta, cuyo retrato ocupa un lugar preeminente en el castillo de Windsor,  dentro en los apartamentos de Estado?

Retrato de Bridget Holmes
 (Riley y Clostermann) en Windsor.
Bridget Holmes (1591-1691) fue una criada de la familia real inglesa que comenzó a trabajar para Isabel I como encargada de limpiar los orinales y hacer la limpieza de las habitaciones reales. Sirvió a la corona durante los reinados de Carlos I, Carlos II, Jaime II, Guillermo III y María II, y conoció a los futuros monarcas Ana, Jorge I y Jorge II. 

Debió de ser una sirvienta bien pagada: en el año 1685, según consta en el libro de cuentas del rey, le abonaban 60 libras de salario, 10,10 libras para alojamiento y 21,5 libras para artículos de primera necesidad.

'Ejecución de Carlos I' (artista desconocido),
en National Portrait Gallery de Londres.
Bridget Holmes fue especialmente fiel a la corona inglesa: estaba al servicio de Carlos I cuando este fue decapitado y, pese a que la ejecución del monarca supuso el fin de la monarquía en el año 1649, incluso así ella permaneció leal y unida a la casa real, hasta que en 1660 se produjo la restauración. Por descontado, cuando Inglaterra regresó al sistema monárquico, Bridget Holmes también volvió a servir al rey, que para entonces era Carlos II.

En el año 1686 otro rey, Jaime II, decidió recompensar la fidelidad y el tesón de esta mujer, para lo cual encargó a los pintores John Riley (1646-1691) y John Closterman (1660-1711) que realizaran un retrato de Bridget. Esta pintura, que la muestra cuando tenía ya 96 años, es uno de los pocos retratos existentes de miembros de la clase trabajadora anteriores al siglo XVIII. Habitualmente se exhibe en los apartamentos de Estado del castillo de Windsor.

Bridget Holmes murió siendo centenaria y hasta el final de sus días permaneció leal al servicio de los Estuardo. Está enterrada en el claustro de la abadía de Westminster, con un monumento que detalla los monarcas a los que sirvió. Se cree que es una de las criadas con más años en activo en la historia real.

No hay comentarios:

Publicar un comentario