viernes, 20 de octubre de 2017

Hilma af Klint, la pintora sueca mística ocultista

(Otra artista singular: Seraphine Louis)

¿Qué lleva a una joven pintora sueca a caballo entre los siglos XIX y XX, aficionada a las matemáticas y a la botánica, a abandonar el estilo figurativo académico para llenar sus lienzos de triángulos, círculos, ondas electromagnéticas y espirales inestables que parecen bailar al son de una música que solo ella escucha? La propia artista no lo sabía, y el mundo del arte todavía no se lo reconoce, pero Hilma af Klint (1862-1944) es la inventora del arte abstracto y con ello se adelantó a Kandinsky, Mondrian y Malevitch, que sin embargo siguen siendo quienes aparecen en las enciclopedias como los máximos exponentes de la abstracción.

Hilma af Klint, pintora mística y
ocultista sueca (1862-1944).
Hilma fue una ocultista y una mística, una artista con dos caras: mientras su rostro público la presentaba como una modesta pintora de anodinos paisajes, bouquets florales y retratos de mascotas, su rostro privado, su auténtico yo, solo se desvelaba en la soledad de su estudio de pintura, donde experimentaba con las formas y los colores en combinaciones muy audaces. Sin duda, una mujer singular cuyas imágenes visionarias entroncan con las de otra pintora mal valorada: la naif francesa Seraphine Louis (1864-1934). La reclusión voluntaria, la creación en soledad, la incomprensión y una cierta inestabilidad psicológico-afectiva caracterizan a las dos artistas; ambas fueron tachadas de estrambóticas por sus contemporáneos, cuando no simplemente consideradas locas.

Hilma af Klint, pionera en arte abstracto.
Hilma af Klint produjo lo mejor de su arte en la isla de Adelso, cerca de Estocolmo, y apenas mostró sus cuadros vanguardistas a nadie. Su afán de ocultarlos la llevó a estipular en su testamento que no se revelaran al público hasta veinte años después de su muerte. Estaba convencida de que el significado de sus pinturas no podría ser comprendido a la perfección hasta entonces. Su sobrino Erik, que en 1944 se convirtió en responsable del legado de más de mil obras y cien cuadernos, respetó el deseo de su tía, así que hasta 1986 no se descubrió que fue ella, Hilma af Klint, quien inventó la abstracción. 

Colores brillantes y espirales.
¿Por qué tanto secretismo? Hilma creía que había una dimensión espiritual de la vida y que cuando pintaba podía entrar en contacto con una conciencia superior que transmitía mensajes a través de ella. Al igual que muchos de sus contemporáneos, la artista estaba influenciada por movimientos espirituales, especialmente espiritismo y teosofía. De hecho, a finales de la década de 1870 Hilma ya había asistido a sesiones de espiritismo con un médium, una práctica popular en aquellos años debido en parte a descubrimientos científicos como los rayos X -que revelaron los órganos internos humanos- o las ondas electromagnéticas.

Caos primordial (Hilma af Klint).
En 1896 Hilma y otras cuatro mujeres formaron el grupo De Fem (las Cinco), entraron en contacto con "líderes superiores" de otra dimensión y documentaron sus sesiones de forma meticulosa. Estos contactos con el mundo invisible cambiaron radicalmente el arte de Hilma, quien comenzó a practicar la escritura automática y desarrolló una forma de dibujo automático con lo cual también fue pionera del surrealismo. Poco a poco, la artista se embarcó en un viaje hacia adentro, hacia un mundo oculto.

Complejos símbolos en la obra de
 la pintora sueca Hilma af Klint.
Los cuadros de Hilma af Klint están llenos de símbolos, letras y palabras que la artista veía como puertas a otra dimensión. No olvidemos que con su pintura quería transmitir los mensajes que recibía de los espíritus superiores y así arrojar luz sobre los grandes problemas existenciales. Para ella, el caracol y la espiral representaban la evolución; el ojo y el gancho, azul y amarillo, y el lirio y la rosa significaban feminidad y masculinidad, respectivamente; la letra U sería el espíritu; el cisne, lo etéreo, y la paloma, el amor.


No hay comentarios:

Publicar un comentario