domingo, 19 de febrero de 2017

La Siria que conocí y que ya no existe

(Más sobre mi viaje a Siria, recuerdos de Alepo y Palmira)

Viajé por Jordania y Siria en el verano de 2007. Entonces no existía una entrada en wikipedia sobre la guerra civil siria, claro, y las ciudades y sitios arqueológicos que durante milenios maravillaron al mundo seguían en pie. 

2007, Teatro romano de Bosra (Siria); hoy destruido.
La guerra estalló en el año 2011 y no ha terminado, por lo cual la barbarie aún puede ser mayor, pero ahora mismo las fotos que hice en 2007 ya no representan lugares reales de Siria sino paisajes esfumados. En la Siria que conocí, por ejemplo, se podía visitar la ciudad de Bosra, con una antigüedad de unos 2.500 años.   


Mosaicos de Bosra (Siria), ¿destruidos?
Fue durante siglos paso obligado de las caravanas procedentes de Arabia, hasta el punto de convertirse en capital del imperio árabe romano. En el centro de Bosra los romanos construyeron un magnífico teatro en el siglo II, hecho con rocas negras de basalto. Al parecer, en este comienzo de 2017 Bosra continúa habitada aunque con graves daños, y el teatro ha sido destruido con bombas de mortero. Imagino por tanto que los mosaicos de esta foto también estarán rotos o desaparecidos. 


Gran Mezquita de Alepo en 2007
(casi destruida en 2013).
La ciudad de Alepo estará irreconocible cuando la guerra acabe. Entre sus célebres monumentos históricos ya tiene destrozada la Gran Mezquita, derruida gran parte de la Ciudadela, muy dañado el zoco y lleno de escombros el centro. En cuanto a la Gran Mezquita, construida a principios del siglo VIII y Patrimonio de la Humanidad, fue reducida a escombros en 2013. Exhibía orgullosa un precioso minarete que ya no existe.
   
Ciudadela de Alepo (Siria) en 2007; hoy dañada. 
En el lugar donde se levanta la Ciudadela de Alepo ha existido una fortaleza desde tiempos de Alejandro Mago, esto es, unos cuatro mil años. De hecho, esta ciudad amurallada es en realidad uno de los castillos más antiguos del mundo, repleto de edificios artísticos. En 2015 perdió una de sus murallas. También el zoco de Alepo muestra graves señales de la guerra, con muchas zonas y edificios medievales destruidos o quemados, en un incendio provocado en septiembre de 2012.


Norias de agua de Hama (Siria) en 2007. Algunas
han sido quemadas durante la guerra.
Había en la ciudad de Hama diecisiete norias de agua imponentes, de veinte metros de ancho, que habían estado removiendo las aguas del río Orontes al menos desde el siglo V a.C. (son mencionadas en esa fecha).  El ruido que hacía su madera al trajinar el agua formaba parte de la experiencia turística de esta ciudad siria. Algunas de ellas han sido quemadas durante la guerra.


Palmira, capital de la reina Zenobia, agosto 2007
(vista panorámica al atardecer, oasis al fondo).
¿Y qué decir de la destrucción masiva que amenaza a Palmira, la capital de la reina Zenobia ? Esta ciudad aramea lleva en pie desde el segundo milenio antes de Cristo y es mundialmente famosa por sus restos arqueológicos grecorromanos, aunque varios sitios ya han sido destruidos, muchos de ellos dañados y se teme que esté siendo pasto de los saqueadores.


Arco de Triunfo de Palmira en 2007,
hoy también dañado por la guerra.
Palmira es un milagro, un vergel en pleno desierto, ha acogido caravanas durante siglos, ha resistido otras guerras, ha ido perdiendo esplendor hasta quedar reducida a un majestuoso esqueleto de columnas, capiteles, tímpanos, templos, tumbas,  esculturas, gradas y escena de un teatro dinamitado... Ha llegado hasta el siglo XXI, ha sobrevivido a la mano de los hombres y a las inclemencias de la naturaleza, pero no parece claro que vaya a resistir a los terroristas de Daesh. Aunque es cierto que algún rayo de esperanza brilla entre tanta destrucción, y estos días dos bustos funerarios de los siglos I y III se están recomponiendo en Roma, tras haber sido destruidas a martillazos. Al menos, estos dos tesoros recobrarán su esplendor, gracias entre otras cosas a las fotografías... aunque estas ya no reflejen la realidad tal como es.

No hay comentarios:

Publicar un comentario