martes, 29 de diciembre de 2015

'Zótimo de Silesia' y otros relatos, de Concha Pascual

(Mi relato Miniaturas y la novela Las llaves de casade Carmen Estirado)

Leer supone siempre internarse en un terreno desconocido, aun en el caso de que conozcamos al autor. Es lo que me sucede con los dos libros propios que ha publicado hasta la fecha mi amiga Concha Pascual, periodista y diseñadora gráfica, artífice de la todavía joven pero briosa editorial Bigornia, que lo mismo edita, corrige, diseña, maqueta, prologa y publica obras propias como ajenas.

Concha Pascual, autora de 'Zótimo de Silesia', y
Julio Luengo, artífices de editorial Bigornia.
Alcibíades. El gato pardo y el caracol azul es un cuento que Concha Pascual publicó en forma de libro en junio de 2012, pero que llevaba años escrito en su mente con las letras indelebles de la mejor tradición oral. No en vano, ese cuento lo inventó para su hijo Fernando y a él se lo fue recontando año tras año. Es una edición bilingüe, ilustrada por la autora, y en ella se relata la peculiar amistad entre un gato tuerto y un caracol extraterrestre (mágico, por más añadidura), llegado a la Tierra para cumplir una misión. El resto de la historia puede leerse aquí.

Portada de 'Zótimo de Silesia...'
Dos años antes de Alcibíades… Concha Pascual había publicado junto a su marido, el periodista y poeta Julio Luengo, el libro La inverosímil historia de Zótimo de Silesia y otros relatos dispares. Escrito en coautoría pero alumbrado por separado, recopila relatos de ambos autores pertenecientes a distintas épocas. El estilo de ella y la prosa de él son radicalmente distintos, perfectamente identificables el uno y la otra, por si el lector quiere jugar a la adivinación. En esta obra hay guiños a la juventud de Concha Pascual en el pueblo segoviano (castellano, recio) donde creció y donde está la casa familiar. Por ejemplo, en el cuento Hablando de puertas…, donde narra una ocurrencia etílica de esas que se hacen en las madrugadas que amanecen por mor de las fiestas populares.

Ilustración de Concha Pascual
para su relato 'Zótimo...'.
El relato que da título al libro, Zótimo… son sólo cuatro páginas, pero repletas de mérito y con un gran hallazgo: el de transcribir fonéticamente el habla del protagonista, un Zótimo en estado de desgracia, cuya disfunción lingüística lo separa de los humanos. Un hombre que, al internarse en la naturaleza, es por fin aceptado como igual entre los animales.

Hay otros cuentos en los que el mero título delata al coautor Julio Luengo. Es el caso de La filosofía de Esparzano y el hallazgo de su hijo Androcles, de pocas páginas pero lleno de enjundia y sabiduría. O del escueto Va de nudos, que destila mala leche e ironía a partes iguales. 

Aunque mi juicio pueda ser parcial, siendo Concha tan buen amiga, he de decir que ambos libros son un regalo perfecto para agasajar con lectura en esta Navidad. Y son nombres a los que merece la pena seguir la pista, tanto los de los autores como el de Bigornia, la editorial.

2 comentarios:

  1. Gracias guapa, muy bueno.Espero corresponderte como te mereces porque tu si que eres genial. En otro orden de cosas como diría aquel tengo los ojos rasgados después de los ralos navideños, ayer terminé 'After Dark' de Haruki Murakami, y estoy con 'Manazuru' de Hiromi Kawakami, ya te contaré. Besitosssss

    ResponderEliminar
  2. Me alegra que te guste, lo he escrito con todo mi cariño pero con toda la verdad, hay mucha joya oculta en las editoriales pequeñas y algún día espero que se descubra. A mí After Dark me decepcionó un poco y sobre Manazuru ya comentaremos después de Reyes.

    Feliz año!!!!

    ResponderEliminar