domingo, 8 de marzo de 2015

De la intrépida Nellie Bly a los viajes sólo para mujeres

No soy muy partidaria de las celebraciones excluyentes, ya sea la distinción por motivo de género, procedencia, economía o cualificación, pero confieso una particular querencia por las fiestas reivindicativas de la mujer, los niños y los ancianos. Y no negaré que me gustan los (buenos) ejemplos, aunque estén lejos de ser modelos de lo perfecto.
Hoy, 8 de marzo, Día de la Mujer Trabajadora, siguen siendo válidos los casos de Lisístrata (obra de teatro de Aristófanes (siglo V a. C.), que se enmarca en la Grecia clásica y ejemplifica la lucha de la mujer por acabar con la guerra. La protagonista, Lisístrata, realiza una huelga de sexo contra los hombres para forzarlos a poner fin a la guerra.
Hipatia de Alejandría (imagen idealizada).
Otra mujer, esta vez del siglo IV después de Cristo, llamada Hipatia de Alejandría (415-37), sirve de paradigma de la mujer científica, matemática y astrónoma, de pensamiento libre, que lucha por las ideas y por la liberación de la mujer a través del conocimiento y los libros. Su muerte, asociada a la defensa de los manuscritos y legajos de la Biblioteca de Alejandría, ilustra a las claras su poderosa figura.
Nellie Bly, periodista y viajera, dio la vuelta
al mundo en 72 días. Lo publicó en 1890.
En el siglo XIX, la estadounidense Nellie Bly (1864-1922) fue precursora del periodismo de investigación y de los viajes de aventura. Por ejemplo, dio la vuelta al mundo en 72 días poco después de que lo hiciera el personaje de ficción de Julio Verne, sin demasiada repercusión. Como reportera trabajó para Dispatch hasta que la relegaron a la sección de mujeres. Dejó ese medio y entró a formar parte de la plantilla del periódico sensacionalista The New York World, de Joseph Pulitzer. Su primer trabajo fue un artículo sobre un psiquiátrico para mujeres. Decidió internarse en él y experimentar las horribles condiciones de las pacientes. Ese sería su estilo periodístico. 

Impresiones de Nellie Bly sobre el psiquiátrico femenino.
Aún hoy, en el siglo XXI, la mujer lucha por vencer barreras que, a menudo, ponen las propias mujeres a las de su condición. El instituto y la universidad son espacios inauditos de libertad y compañerismo en igualdad, que luego los universos laboral y matrimonial vuelven a poner en solfa. No es sólo que una trabajadora gane menos sueldo en las mismas condiciones, es que el rasero empresarial rara vez es igualitario.
Para vencer la hostilidad, o por afirmar su autonomía, cada vez mayor número de mujeres acuden a actividades y asociaciones restringidas a su género, en lo que parece un nuevo proceso de autoexclusión, con la particularidad de que esta vez son las propias mujeres quienes deciden dejar fuera a hombres, niños y mascotas.
Vista del monte Ararat (nieve perpetua) desde Armenia.
Un ejemplo claro es el de los viajes sólo para mujeres, que lo mismo organizan visitas a Irán que a Nueva York, recorridos preparados por agencias de mujeres con dos máximas: viajar en clave femenina y sólo entre mujeres. Esta tendencia surgió en 1975 en Estados Unidos. Las clientas tienen un perfil definido: entre 35 y 65 años, con mayor abundancia de mayores de 50 años. Suelen ser de clase media o media-alta, profesionales no casadas. El denominador común: tienen ganas de experimentar otras realidades, son autónomas económicamente y poseen un cierto nivel cultural.
La agencia Focus On Women trata de vender “experiencia de vida”, por ejemplo, conocer Japón de la mano de la periodista Rosa Maria Calaf o Nueva York en compañía de la escritora Vanessa Montfort. Es decir, la agencia recluta personas que han vivido y conocen el país para que paseen por él a las turistas. Además de ir al Museo Metropolitan y a la ópera en Nueva York, la agencia propone ir a una misa de gospel o a un concierto de jazz en un domicilio particular. Uno de los destinos que promocionan ahora es Armenia, tierra de monasterios encantados y mujeres artistas.

Camboya, destino exótico (agencia Wom).
La agencia online Wom se gestó mientras la dueña viajaba con unas amigas por Jordania en furgoneta. En general, todas las agencias ofrecen experiencias hechas a medida, con el confort y la seguridad como requisitos. Por ejemplo, en ciudades como Londres, Nueva York o Moscú, funcionan servicios de transporte con chófer exclusivos para mujeres y hoteles sólo para mujeres.


2 comentarios:

  1. Todo lo que las mujeres hagais por vuestra lucha es poco, ojalá algun día...He cambiado de identidad, antes era "el sastrecillo valiente" y te conocí porque dejaste tu enlace en mi blog. Ya te tengo fichada jajaja. U>n besiño.

    ResponderEliminar
  2. Pues bienvenido de nuevo, exsastrecillo valiente!!!

    Es un placer contarte entre mis lectores

    ResponderEliminar