lunes, 16 de febrero de 2015

Tapiz de Bayeux animado y otras formas de ver la Historia


Ya no hay excusa para no aprender o saber más del pasado, propio o ajeno, de las vicisitudes de la Historia, de sus personajes y del arte. En Internet y, sobre todo, en Youtube, está casi todo lo que el ojo humano quiera investigar. Y de forma divertida, a prueba (casi) de zánganos.

El cometa Halley (extremo superior izquierdo)
cruza el cielo en el Tapiz de Bayeux.
Mi último descubrimiento ha sido esta animación del Tapiz de Bayeux, realizada por David Newton, quien la creó como un proyecto de carrera mientras era alumno en la universidad Goldsmiths. Yo he visto el lienzo bordado original en dos ocasiones, en sendas visitas al museo de la ciudad de Bayeux (Francia), y he pasado un buen rato con este vídeo, que pone en movimiento las imágenes de la famosa tela, bordada en el siglo XI, donde se relata la histórica invasión normanda de Inglaterra en el año 1066.



Aunque la animación no reproduce todas las escenas del tapiz (comienza hacia la mitad del original, con el paso del cometa Halley y concluye con la batalla de Hastings) es un placer ver cómo toman vida el rey Harold; el duque Guillermo el Conquistador (1028-1087), quien se convertiría en Guillermo I de Inglaterra; los soldados y caballos en batalla; y cómo zarpan los barcos normando hacia Inglaterra. La animación tiene, por supuesto, banda sonora y efectos especiales.

Reconstrucción del rostro de Tutankamón
según escaneado en 3-D de su momia.
¿Cómo eran, qué rostro tenían personajes históricos tan fascinantes como Cleopatra o el faraón Tutankamón (1345-1327)? De la reina del Nilo es imposible saberlo, pues ni sus restos ni su tumba se han hallado, pero del joven faraón egipcio los científicos sí han logrado una reproducción muy exacta. ¿Cómo? Gracias al escaneado en tres dimensiones de su momia. Por eso se sabe que tenía dientes prominentes y descolocados, barbilla pequeña y nariz fina, además de un gran cráneo, cuya extraña forma debió heredar de su padre, Akenatón. La momia del joven faraón, muerto a los 19 años, tiene una pierna rota, indicio de que pudo haber fallecido de una caída de caballo o carro.


Con mucho espíritu lúdico, la serie de televisión de los años ochenta Érase una vez… el hombre es un buen modo de acercar a niños y jóvenes a la Historia del planeta. La serie, francesa, empezó a emitirse en 1978, y sigue siendo muy interesante y divertida. En Youtube pueden encontrarse todos los capítulos, que son un buen material educativo ilustrado para que los jóvenes descubran el origen del ser humano y los grandes acontecimientos que sus profesores se empeñan en que deben memorizar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario