martes, 20 de enero de 2015

Ballena varada en la playa y otras verdades reveladas


La curiosidad humana no tiene límites, ya se trate de aventurarse en el futuro o de rastrear en el pasado. De ahí que cada día leamos noticias de descubrimientos, misterios desvelados, curiosidades resueltas y apariciones que hacen la vida más interesante.

'Vista de las dunas de Scheveningen' (detalle),
antes y después de desvelarse la ballena.
Algunos descubrimientos plantean a su vez nuevas incógnitas, como sucede, sin ir más lejos, con esta ballena varada en la playa, que ha aparecido durante la restauración del cuadro titulado Vista de las dunas de Scheveningen (alrededor de 1641), del pintor Hendrick van Anthonissen, un artista holandés del siglo XVII.

'Las dunas de Scheveningen', del pintor holandés
del siglo XVII Hendrick van Anthonissen.
Los conservadores del museo Fitzwilliam (Cambridge) no salían de su asombro cuando, tras retirar capas de barniz y suciedad acumulada durante decenas de años,surgió una magnífica ballena. Las preguntas ahora son muchas: ¿por qué, cuándo, quién, para qué se tapó el animal que originalmente había sido pintado en el óleo? 

Jinete en la nube (detalle del lienzo 'San
Sebastián de Viena', de Andrea Mantegna).
La técnica de esconder, disimular y parapetar objetos en obras de arte, sobre todo pinturas, se remonta al menos al siglo XV, que fue cuando el italiano Andrea Mantegna usó las nubes para esconder un retrato, que poco o nada tenía que ver con la escena principal que el cuadro representaba. El ejemplo es este jinete en las nubes que aparece en San Sebastián de Viena (año 1460), en el que el ojo atento del espectador puede ver un misterioso caballero, que cabalga entre las nubes.

'Aquiles y Ayax jugando a los dados'
(ánfora griega del 540-530 a.C.)
Más curiosidades de la Historia, esta vez en forma de animaciones realizadas con escenas sacadas de auténticos vasos de la antigua Grecia. Es una forma magnífica de saber más sobre los héroes, las ideas, los mitos y el arte que han hecho célebre a la civilización griega. Gracias a la tecnología y a esta web, es posible ver a Aquiles cobrar vida y jugar una partida de dados con Ayax, tal y como los pintó el artesano en esta ánfora, hecha en Atenas entre los años 540-530 a.C. La famosa pieza, firmada por Exekia, se exhibe en los Museos Vaticanos (Roma). Los dos héroes juegan en un receso de la guerra de Troya, pero ambos están preparados para entrar en combate en cualquier momento, armados con su escudo, casco y espada.

Tumba macedonia de Amphipolis (entrada
custodiada por dos grandes esfinges).
También en Grecia se acaban de dar más pistas sobre la tumba de Amphipolis, una de las más importantes de todos los tiempos descubiertas en ese país. Los restos óseos hallados en la tumba pertenecen a cinco personas: una mujer anciana, dos hombres de mediana edad, un bebé y un adulto que fue incinerado. Aunque no hay confirmación de identidad alguna, sigue en pie la teoría (más bien el deseo) de que la mujer pueda ser Olimpia (375-315 a.C.), la madre de Alejandro Magno (356-323 a.C.), pues el esqueleto femenino corresponde a una señora de unos sesenta años. Si el monumento funerario se construyó para ella, o si fue enterrada ahí, quizá no se sepa nunca. O tal vez sí. La Historia (como Aquiles y Ayax) también parece jugar a los dados con el tiempo y sus verdades, reveladas o no.

No hay comentarios:

Publicar un comentario