jueves, 31 de julio de 2014

'El castillo de Lesley', cuentos juveniles de Jane Austen

(Más sobre Jane Austen aquí y aún más aquí)

'El castillo de Lesley' (relatos
de juventud de Jane Austen).
En la pasada Feria del Libro de Madrid me regalaron El castillo de Lesley, un libro imprescindible para los amantes de Jane Austen (1775-1817) y para los interesados en rarezas de autores o en la lectura de sus primeros textos. Al resto de lectores esta obra les sabrá a poco, incluso a decepción.

Publicado por la editorial El Funambulista, El castillo de Lesley recopila diez cuentos, escritos cuando la autora inglesa tenía entre los doce y los dieciocho años. Contiene, por lo tanto, relatos fallidos, típicos de una adolescente con muchos pájaros en la cabeza y poco mundo vivido, incluso para una jovencita del lejano siglo XVIII. También hay en El castillo de Lesley algún cuento que claramente es producto de una escritura apresurada, pero, en general, este libro muestra a las claras el germen de la genialidad y la autora singular que fue Jane Austen.

Poema manuscrito de Jane Austen,
dedicado a su hermano Frank.
Terminé de leer esta obra, de apenas 190 páginas, durante los días de vacaciones en Portugal a finales de junio. De hecho, fue en la terraza frente al templo romano de Diana, en Évora, cuando apuré la prosa irónica y juguetona de unos relatos cómicos, pero cuyo humor evidente no impide ver el poso de sarcasmo y el grito de rebeldía de una chica que criticaba (casi con ferocidad) la condición de la mujer de su época.

Fanny Knight, sobrina de Jane Austen
(retrato obra de Cassandra Austen).
Jane Austen ridiculiza el cortejo (en realidad nada galante) a las jovencitas, por parte de señores mayores, algunos de ellos, caballeros. Ironiza sobre las damas de compañía y sobre los padres. Además, introduce sarcásticas observaciones acerca del matrimonio, las conveniencias, los prejuicios y la falta absoluta de amor, empatía y compasión. Todos esos temas y esos rasgos de estilo de la Jane Austen adolescente contienen la semilla de la que brotaría la Jane Austen adulta, la autora de títulos clásicos como Orgullo y prejuicio o Sentido y sensibilidad.

Acuarelas de Cassandra Austen para ilustrar
la 'Historia de Inglaterra' de Jane Austen.
No me cabe la menor duda de que la intención de Austen en esos cuentos primerizos era denunciar las convenciones asfixiantes que no dejaban crecer a las mujeres, poner en evidencia a la sociedad que las confinaba en su papel de hijas casaderas, esposas o tías. Me parece magistral el relato Las tres hermanas, con su diálogo sobre los engaños, vacilaciones y arrepentimientos que se cometen en nombre del falso amor. Y me divertí leyendo el despropósito evidente que es La historia de Inglaterra. Pero en todos los relatos, incluso en los más insustanciales, como puede ser Mr. Harley, hay algo del brillo posterior que adquiriría Jane Austen, hoy reverenciada por la crítica y el público de medio mundo.

'Retrato de Jane Austen' (Cassandra
Austen, National Portrait Gallery, Londres).
Estos relatos primerizos constituyen una forma muy válida de conocer más a esta escritora, de la que se sabe muy poco a ciencia cierta. Incluso su aspecto real es discutido. Los únicos retratos originales, auténticos, de Jane Austen fueron realizados por su hermana, Cassandra Austen (1773-1845), y sólo son dos o tres. El que la muestra de frente, con el rostro descubierto, es el más famoso y se exhibe en la National Portrait Gallery, en Londres. En él Jane no está especialmente favorecida, pero si su hermana Cassandra, amiga y consejera, confidente hasta el fin de sus días, la retrató así, es porque así era.

No hay comentarios:

Publicar un comentario