sábado, 28 de junio de 2014

Beja y Serpa, tesoros a descubrir en el Alentejo portugués

(Más sobre el Alentejo y Portugal aquí)

La fama (justa y bien merecida) de Évora como capital del Alentejo y centro de una impresionante ruta megalítica ha eclipsado a otras dos ciudades preciosas, cargadas de cultura, restos arqueológicos de todas las eras, rincones con encanto, plazas acogedoras y restaurantes donde disfrutar de una gastronomía variada y a precios realmente bajos. Se trata de Beja y Serpa, ciudades monumentales del Bajo Alentejo portugués, próximas a las provincias de Huelva y Badajoz e ideales, por tanto, para una escapada de fin de semana.

Castillo de Beja (Alentejo, Portugal).
Estuve en Beja hace dos años, de paso para comer, y me quedé con ganas de visitar el castillo medieval, cuya torre del Homenaje se alza imponente sobre el casco antiguo. Entonces no pudo ser, pero esta semana, en una ruta acelerada de cuatro días por el sur de Portugal, Beja ha sido parada y fonda. Todo un acierto el hotel Bejense, por menos de 50 euros, desayuno incluido, en el centro peatonal de esta ciudad, que fue fundada por los romanos bajo el mandato de Julio César y que después, y por más de 400 años, fue una fortaleza morisca. Todo en Beja es armonioso, desde las callejuelas adoquinadas a las fachadas, algunas con azulejos.

Tumba de Joao Mendes (iglesia
de San Amaro, en Beja, Portugal). 
Una somera visita cultural debe empezar por el castillo y su muralla (entrada gratuita), para continuar en la adyacente iglesia visigótica de San Amaro, cuyos orígenes se hunden en el siglo V y donde se exhiben restos arqueológicos visigóticos y romanos. El ticket, por sólo cuatro euros, permite además conocer el Museo Regional, enclavado en lo que fue el Convento de Nuestra Señora de la Concepción (año 1459). Según cuenta la leyenda, una monja de este convento escribió en el siglo XVII las polémicas Cartas de una monja portuguesa, que relatan su amor por un oficial francés. Pese a que la veracidad de la historia es muy discutible, funciona como reclamo turístico para el museo, que exhibe asimismo pintura flamenca española y portuguesa, blasones, escudos y lápidas funerarias.

Instructivo y gratuito es el Núcleo Museológico de Beja, donde se muestran restos excavados en la provincia: vestigios de la Edad del Bronce (3000 años a.C.), romanos, musulmanes y de la época medieval, hasta la ciudad renacentista del rey Manuel I y la actualidad. Es un espacio diáfano, con paneles de cristal en el suelo que dejan ver fragmentos de muros, cimientos y construcciones civiles, como el caldarium de unas termas romanas.

Una palmera domina la Plaza de la República en Serpa.
Serpa es más pequeña que Beja, sus callejones son más retorcidos y corren encerrados por la muralla que protegía el castillo, de origen árabe y reconstruido por el rey Don Dinis en el siglo XIII. Pero es un municipio igualmente bonito y apacible, muy acogedor, donde admirar, por ejemplo, un majestuoso acueducto del siglo XVII, de grandes arcos, que fue construido para abastecer el palacio de los condes de Ficalho. Serpa es famosa por su queso de oveja y por seis olivos milenarios que se alzan en el corazón de la ciudad. Es preferible dejar el coche fuera del centro (intramuros y acordonado por la muralla) y caminar por las calles empedradas.
 
Cordero ensopado y boquerones
(El Alentejano, en Serpa).
Para comer recomiendo el restaurante El Alentejano, situado en un primer piso con frescos ventanales a la Plaza de la República. Sirven platos típicos a precios imbatibles y raciones enormes, como es habitual en Portugal. Tiene fama el cordero ensopado y doy fe de que son deliciosos los boquerones fritos con arroz de tomate y la ensalada fresca, de toda la vida, de lechuga y tomate. Tras la comida, un lento paseo hasta el castillo, a mitad de camino del cual se encuentra la Iglesia del Salvador, que domina una placita con mucha sombra y dispone de bancos desde donde se goza de una amplia vista sobre los campos circundantes. 
 
 
Entrada al castillo de Serpa
(Alentejo, Portugal).
 
El pasaje que da entrada al castillo de Serpa es sobrecogedor, ya que parece que un gran bloque de piedra está a punto de caerse sobre la cabeza del caminante. Pero no hay peligro, lleva así cientos de años y no se ha movido un ápice.

En la carretera que conduce hasta Évora, una agradable parada es la ciudad de Moura. Poco más de una hora basta para ver los restos del castillo medieval, reconstruido en el siglo XVI; entrar al encantador jardín romántico en el que el tiempo parece haberse detenido; beber el agua de una curiosa fuente de tres caños; y pasear por el barrio morisco, encalado y con macetas, aunque sabe a poco si se conocen Córdoba o Granada.

Templo Romano de Évora, del siglo I.
De Évora ya he hablado en este blog, y de hecho, en menos de dos años mi compañero de fatigas y yo hemos viajado tres veces, y únicamente por placer, a la capital del Alentejo. No me canso de contemplar el Templo Romano en honor de Diana (siglo I), ni de admirar la bellísima iglesia de los Loios (siglo XV), ni tampoco me aburro de ver la vida pasar desde una terraza en la Plaza del Giraldo, ni me agota zascandilear por las irregulares calles empedradas. Évora estaba en fiestas (por San Juan) y el centro se vaciaba al atardecer, en favor del recinto ferial. Eso sí, por el día, la ciudad exhibía el mismo rostro vivaracho de siempre, pese a que la crisis cierre y alquile tantos negocios.

Taberna Botequim da Mouraria (Évora, Portugal).
Nos dimos un homenaje culinario en Botequim da Mouraria, dejándonos aconsejar por el dueño y confiando en que la factura no se disparara. En la estrecha barra del local caben sólo nueve personas, sentadas en taburetes, una incomodidad que no disuade al personal, al contrario, es raro hallar sitios libres. Mi compañero y yo compartimos ensalada de pimientos asados, almejas (enormes, apenas cabían en sus conchas) y róbalo, acompañado de una ensalada de tomate, pepino, cebolla y ajo, con vino blanco… ¡todo delicioso! Para terminar, el dueño nos hizo una fotografía, es su costumbre, retratar a todos sus comensales, quizá pensando en escribir e ilustrar un libro cuando se jubile. ¡Quién sabe si nuestras caras sonrientes acabarán saliendo en el libro Guinness de los Récords, o incluso colgando de las paredes del Botequim en la propia Évora!

1 comentario:

  1. Thanks for sharing, nice post!
    Máy đưa võng hay thiet bi dua vong tu dong đang ngày càng “được lòng” nhiều bậc phụ huynh bởi tính năng ưu việt của vong em be tu dong cùng sự tiện ích của vong tu dong. Những lợi ích mà may dua vong mang lại là vô cùng thiết thực. An Thái Sơn luôn cung cấp sản phẩm máy đưa võng hay vong ru tu dong cho be chất lượng nhất TP.HCM, tự hào là địa chỉ bán may dua vong tu dong gia re cho trẻ em.
    Chia sẽ các bạn những cách giúp trẻ nhanh biết đi hay bí quyết giúp trẻ nhanh biết đi, bí quyết làm thế nào để cho bé đi ngủ sớm hay những món ăn giảm cân cho trẻ béo phì, bí quyết giúp trẻ hết biếng ăn hiệu quả, trị chứng mất ngủ ở trẻ em hiệu quả, bí quyết cải thiện làn da cho bé hiệu quả, bí quyết giúp bé ngủ ngon giấc hay những cách chế biến đông trùng hạ thảo nguyên con, chia sẻ cách chữa trị bệnh rụng tóc ở trẻ em hiệu quả, những cách chống nắng cho bé hiệu quả hay thực phẩm giúp giải độc gan cho bạn, thực phẩm giúp nhanh liền sẹo hiệu quả, phòng trị bệnh viêm khớp ở trẻ em an toàn, những thực phẩm bổ não cho trẻ cải thiện trí nhớ, những thực phẩm không nên ăn khi thiếu máu não bạn nên lưu ý, chia sẻ thực phẩm cho người bị rối loạn tiền đình hoặc món ăn chữa bệnh mất ngủ hiệu quả
    Cách chăm sóc da mặt bằng http://cachchamsocdamatbang.blogspot.com/
    Dạy trẻ sơ sinh tại http://daytresosinh.blogspot.com/
    Bí quyết giảm cân hay tại http://biquyetgiamcanhay.blogspot.com/

    ResponderEliminar