sábado, 22 de marzo de 2014

El Enterprise en las nubes y más fotos con espíritu viajero

(Más sobre nubes aquí, sobre Jane Austen aquí, la Costa Amalfitana aquí)

Mirar al cielo, otear las nubes y descubrir o inventarse las mil y una formas que adoptan es una actividad de lo más sana, divertida y relajante.Y, si no, que se lo pregunten a los miembros de la Sociedad de Amigos de las Nubes, que se dedican a auscultar los cielos del mundo entero en busca de la nube de forma perfecta.
 
Nube 'Enterprise' sobre San José
de los Santos (Brasil).
La mejor nube avistada en el mes de marzo es esta que recuerda a la famosa nave espacial Enterprise (la de la saga Star Trek) que aparece sobre la ciudad brasileña de San José de los Campos. Los rayos de luz que irradia el Sol en la parte baja de la foto se despliegan por todo el cielo y hacen de esta foto un glorioso ejemplo de por qué la variedad de los cumulonimbos es conocida como la reina de las nubes.

Faro bajo un manto de estrellas
(foto de Ivan Pedretti).
También tiene el cielo como referencia esta imagen, en la que se puede ver el impresionante espectáculo de un faro bajo un prodigioso manto de estrellas. Se trata de una foto de Ivan Pedretti, con la que ha ganado el premio de Fotografía Sony 2014 en la categoría de panorámica. El trabajo de este artista es de una gran belleza y se centra en retratar la naturaleza, ya sean puentes, cascadas, animales o cielos de todo el mundo.
 
Golfo de Alaska (línea de encuentro
de las aguas de dos océanos).
Y del cielo al mar, hasta llegar a la curiosa línea donde, en el Golfo de Alaska, se encuentran las aguas del deshielo de los glaciares de la costa con las aguas del mar Báltico. La diferencia de salinidad y de densidad entre ambos tipos de agua impide que se  mezclen, pero en cambio permite tomar fotografías como ésta, de una gran belleza, en la que se observa, a la derecha, el agua de color azul oscuro (salada) y al otro, la de azul claro, de origen glaciar y por tanto, dulce.

Belvedere del Infinito (Villa Cimbrone,
Ravello, Italia).
En Ravello (Costa Amalfitana) está la Villa Cimbrone, construida a inicios del siglo XX y de la que se dice que ofrece las vistas más espectaculares sobre el mar. Desde luego, lo son las que se admiran desde el Belvedere del Infinito, una terraza espléndida sobre el Tirreno, donde se alinean reproducciones de bustos clásicos. Los jardines son asimismo muy hermosos, algo asilvestrados en la parte más alejada de la Villa (que es hotel y restaurante), lo que le da a la visita aún más encanto.

Chawton, el hogar de Jane Austen
(interior, entrada).
Quizá no tenga vistas tan envidiables como las de Ravello, pero sin duda ni el paisaje natural ni la experiencia humana dejarán indiferentes a quienes viajen a Chawton, el hogar de la escritora Jane Austen (1775-1818) o se animen a hacer una ruta literaria en pos de sus huellas por el sur de Inglaterra. Bath, Winchester, el condado entero de Hampshire y Londres son protagonistas de sus novelas y marcaron la vida de la escritora. Tanto en los museos como fuera de ellos, el espíritu de Jane Austen sigue vivo, como demostró el éxito de la celebración, en 2013, del bicentenario de la publicación de su obra cumbre, Orgullo y Prejuicio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario