lunes, 31 de marzo de 2014

El Arqueológico reabre, la Torre Eiffel cumple 125 años

(Más sobre París aquí)

Mañana, 1 de abril, abre de nuevo sus puertas al público el Museo Arqueológico Nacional (MAN), tras seis años de obras, dos de los cuales lo han tenido cerrado a cal y canto. La fachada, en la calle Serrano, luce limpia, con la escalinata despejada y los jardines arreglados, mientras que por dentro la madera de las paredes y los suelos de mármol aguardan a los visitantes.
Patio del nuevo Museo
Arqueológico de Madrid.
Al estilo de otros museos europeos, el Arqueológico Nacional se ha dotado de un gran patio central, luminoso y cubierto por una cúpula de cristal, que desempeña la función de distribuidor de la exposición. Para la visita, lo mejor es seguir uno (o los dos) recorridos temáticos aconsejados: el primero conduce por las obras imprescindibles, entre ellas, la Dama de Baza, de la primera mitad del siglo IV a.C.; la Dama de Elche, datada entre los siglos V a IV a.C. o el bote de Zamora.

Dama de Elche (Museo Arqueológico
Nacional, en Madrid).
El segundo recorrido, titulado Arqueología de la muerte, analiza cómo entendían la muerte las civilizaciones de la península Ibérica y las del Mediterráneo, como egipcios y griegos. Aquí se muestran las primeras tumbas colectivas del Neolítico, enterramientos individuales de la Edad del Bronce, aristocráticas tumbas ibéricas, sarcófagos romanos y medievales, una cámara funeraria egipcia y piezas de necrópolis griegas.

En el Arqueológico de Madrid existen obras para todos los gustos: desde bellos mosaicos romanos a humildes objetos cotidianos. Si se desea descansar de tanta cultura, en el hall de entrada hay una cafetería moderna, de libre acceso y con una acogedora terraza. Además, el museo celebra actividades paralelas, como la jornada que el día 3 analiza el papel de las mujeres como sujeto de la Historia. Y antes de que finalice el año, aunque aún no se sabe la fecha, mostrará el tesoro de la fragata Nuestra Señora de las Mercedes, extraído del mar por el Odyssey.

Construcción de la Torre Eiffel (marzo 1888).
Y si Madrid recupera mañana un museo, en París, hoy, festejan que la Torre Eiffel, símbolo de la ciudad y uno de los monumentos más famosos del mundo, cumple 125 años y continúa marcando récords, como los siete millones de visitantes que recibió en 2013. Esta dama de hierro fue construida por el arquitecto Gustave Eiffel (1832-1923), quien la inauguró, en 1889, izando la bandera de Francia en la cúspide del monumento. Medía entonces 300,65 metros y era la torre más alta del mundo.

Philippe Petit pasea por la cuerda floja desde la
Torre Eiffel, en 1989.
Muchas cosas le han pasado en 125 años: un funambulista (Philippe Petit) paseó por la cuerda floja en 1989 desde el palacio Chaillot hasta la torre, sobre el río Sena. Ha habido paracaidistas que se han tirado desde lo más alto, e incluso un ciclista subió 1.300 escalones con su mountain bike. No obstante, lo más frecuente es que la torre presencie peticiones de mano y declaraciones de amor. De hecho, en mi última visita a la Torre Eiffel, en septiembre de 2013, yo misma vi cómo un señor (más cerca de los sesenta que de los cincuenta) se arrodillaba y mostraba un anillo a una señora que apenas contenía las lágrimas.
La Torre Eiffel, de noche.
Hoy no están previstas grandes celebraciones: la crisis, la austeridad y las obras en la base del monumento siguen siendo la tónica. En tres pilares del suelo, donde ahora están las taquillas, habrá pronto salas de acogida donde los miles de visitantes diarios podrán hacer cola sin sufrir la lluvia o el sol. Además, en el primer piso, situado a 57 metros, continúan las obras para abrir el nuevo, amplio y panorámico restaurante. La Torre Eiffel, que se construyó pensando en derribarla al cabo de unos veinte años, lleva ya 125. Y sumando...

No hay comentarios:

Publicar un comentario