miércoles, 26 de junio de 2013

El Parque de los Monstruos de Bomarzo (y II): la novela

(Más sobre Bomarzo aquí)

El escritor Manuel Mujica Lainez (1910-1984).
El escritor argentino Manuel Mujica Lainez (1910-1984) fue el responsable de la fama mundial del Parque de los Monstruos de Bomarzo. De su visita al lugar, el 13 de julio de 1958, brotó la idea de una gran novela histórica que aunara la recreación del mundo renacentista de príncipes, condottieros, bufones y artistas, y el relato biográfico del intrigante, pérfido y muy inteligente duque Pier Francesco Orsini (1512-1583).
Tortuga gigante caminando por el Parque
de los Monstruos de Bomarzo (Italia).
Yo estuve en Bomarzo en agosto de 2002, junto a mi compañero de fatigas, como parte de un viaje que primero nos llevó a Sicilia y luego al continente. Nada más aterrizar en Roma (desde Palermo), alquilamos un coche en el aeropuerto y pusimos rumbo norte, para llegar en apenas cien kilómetros a la altura de Viterbo y de Orte. El parque de Bomarzo, también conocido como el boque sagrado, es un espacio laberíntico, repleto de esculturas enormes, grotescas y desasosegantes, mandadas construir en la segunda mitad del siglo XVI por Pier Francesco Orsini. El lugar me impresionó, pero las musas no me inspiraron como al novelista argentino.
 
Edición clásica de 'Bomarzo'
(Seix Barral).
Mujica Lainez tardó dos años en escribir las 700 páginas de Bomarzo, pero la posteridad le ha recompensado, pues es y será recordado por avivar la leyenda de este jardín boscoso. Por supuesto, la novela se vende en la tienda del parque, donde los guardianes transmiten su particular leyenda oral. Así, hablan al visitante del extraño escritor que un día llegó al pueblo, se instaló en un palacete durante semanas, bajaba cada mañana al parque y apuntaba en una libreta lo que las piedras le susurraban. La realidad es que el novelista, según confesión propia, estuvo en Bomarzo unas pocas horas.
Mujica Lainez murió muy lejos del lugar que le dio la fama. Tenía 74 años cuando expiró en su finca El Paraísoen la Córdoba argentina. De familia ilustre (su linaje llegaba hasta Juan de Garay, el fundador de Buenos Aires), estudió en París, fue periodista y autor de una larga carrera: desde su primer libro de relatos, Aquí vivieron, pasando por media docena de novelas que labraron su prestigio como narrador, hasta que en 1962 Bomarzo lo hizo célebre.

Hasta los bancos parecen a punto de
levantarse y echar a andar en Bomarzo.
Toda la novela es un relato en primera persona del segundo hijo del duque de Bomarzo, el jorobado Pier Francesco, que hereda título y posesiones tras la muerte de su hermano mayor, de la que él mismo es culpable indirecto. A partir de ahí, Mujica Lainez sumerge al lector en las intrigas y crímenes que el duque contrahecho ordena para alcanzar sus fines.
En puridad, Bomarzo es la historia de un típico noble renacentista, ilustrado, a la vez poeta, traductor del latín, algo rijoso, armado caballero por el emperador Carlos V en Bolonia, y hasta espectador de la batalla de Lepanto, poco después de la cual morirá envenado. Como nota curiosa, antes de la batalla de Nápoles, Pier Francesco Orsini conoce a un camarero del cardenal Aquaviva, un tal Miguel de Cervantes, quien le regalaría un libro de Garcilaso de la Vega.

Queda la duda de si, como Mujica Lainez le hizo decir al duque de Bomarzo, "un día morirán los monstruos de piedra erigidos por mi orgullo". De momento, cuando apenas faltan tres décadas para que cumplan quinientos años, los monstruos siguen en pie, tumbados, semienterrados, despedazándose, luchando y asombrando, casi como el día en que Pier Francesco Orsini los mandó esculpir. Y, lo mismo que medio siglo atrás, seguimos sin saber por qué o para qué fueron tallados en la piedra y diseminados por los rincones de este bosque sagrado.

1 comentario:

  1. Parece un sitio interesante, aunque la novela es demasiado voluminosa y el autor no me entusiasma. Pero viajar siempre es mejor claro....

    ResponderEliminar