lunes, 28 de enero de 2013

Ethan Hawke y Julie Delpy juntos 'Antes de medianoche'

Grecia y París. Nueve años después de Antes del atardecer, vuelven a caminar juntos Ethan Hawke y Julie Delpy. Dan largos paseos mientras hablan de lo divino y lo humano, de las relaciones y del amor, del futuro, del compromiso vital y artístico, de lo difícil que es mantenerse fiel a uno mismo sin herir a los demás, de lo preciosa que es la vida y de lo mucho que los humanos nos empeñamos en jodérnosla.

Ethan Hawke y Julie Delpy caminan y conversan
por Messina (Grecia), en 'Before midnight'
O lo que es lo mismo: llega la película Antes de medianoche, la tercera entrega de la historia de amor y desencuentro de Jesse y Celine, ese romance interruptus que cautivó con su factura indie a espectadores de medio mundo hace ya 18 años, cuando el director Richard Linklater juntó en Antes del amanecer a unos jovencísimos Hawke y Delpy, que se encuentran en un tren, se gustan, se bajan juntos en Viena y se enamoran mientras vagan de madrugada por las calles a la espera del amanecer que los separará.

Del mismo modo que sorprendió el éxito de la primera película de la saga (Antes del amanecer), cuando en 2004 se rodó la segunda entrega (Antes del atardecer), el éxito ya se presuponía. Y así fue. El encuentro fortuito en París entre Jesse y Celine, tras nueve años sin saber del otro, está lleno de emoción, tensión y maravilla, pero tras cada frase y cada recoveco de sus largos paseos por París hablando, siempre hablando, el espectador presiente muchos sinsabores. Y cuando va descubriendo el matrimonio frustrado de él o las relaciones que no cuajan de ella, es fácil adivinar el porqué.

Celine y Jesse, pareja protagonista de la película
'Before midnight', de Richard Linklater.
Antes de medianoche se presentó la semana pasada en el Festival de Sundance y las críticas son inmejorables, aunque aún tardará en llegar a los cines. Pero ya se sabe que la historia de amor que comenzó hace 18 años en un tren continúa con Celine y Jesse viviendo juntos en París, aunque la tercera entrega de la historia empieza con ellos caminando por las calles de Messina, en Grecia, bañados por la luz y el color del Mediterráneo. Están juntos, pero ¿son felices al fin, o tras nueve años en común son como las demás parejas? ¿Ha resistido su amor a la rutina y los roces de la domesticidad familiar? 
Hawke y Delpy en una escena de 'Before
midnight', presentada en el Festival de Sundance.
Habrá que esperar al estreno de la película, pero yo estoy como niña con zapatos nuevos, porque adoro Grecia y amo París, casi tanto como me gustan Ethan Hawke y Julie Delpy, y porque me fascinan las películas donde los personajes sufren incontinencia verbal. La culpa la tiene Eric Rohmer ("que estás en los cielos", como decía Pilar Miró) que me ganó para su causa desde que vi El rayo verde, en los cines Alphaville, allá por 1986.

Rohmer ya no podrá filmar más proverbios ni cuentos de estaciones, pero confío en que el trío Linklater-Hawke-Delpy tenga cuerda para rato. Y ojalá que dentro de otros nueve años llegue a los cines la cuarta serie de la historia de amor (o no) de Jesse y Celine.