sábado, 11 de agosto de 2012

Viaje a Sicilia, la Magna Grecia (y II): Tour de la mafia

(Más sobre Sicilia aquí) 

Visité Sicilia en 2002 y conocía de sobra su imagen estereotipada como patria del personaje de ficción Vito Corleone, lugar de ajustes de cuentas, Cosa Nostra y clanes mafiosos. Todavía hoy, cumplidos ya 40 años del estreno de la primera parte de la trilogía El Padrino, dirigida por Francis Ford Coppola, hablar de Sicilia y pensar en la mafia es todo uno. Aunque los turistas les tienen sin cuidado, ¡para algo son hombres y mujeres de negocios!



La película de Coppola que inauguró la trilogía adaptaba la novela del mismo título de Mario Puzo, y narraba la saga de los Corleone, un clan mafioso arraigado en Nueva York, donde traficaban, delinquían y asesinaban tras haber huido de la lejana Sicilia. De hecho, el joven actor Al Pacino interpreta a Michael, el hijo menor de Vito Corleone (Marlon Brando), y será quien regrese a Sicilia en busca de refugio.

Teatro Massimo (Palermo). En sus escaleras disparan
a Sofía Coppola en 'El Padrino III'.
Al margen de esta y otras estampas peliculeras de Sicilia, lo cierto es que la isla está repleta de lugares donde los mitómanos pueden rastrear las huellas de la mafia. En Palermo, por ejemplo, están el blindado Palacio de Justicia; la prisión Ucciardone, donde enloqueció Michele Greco; el Grand Hôtel des Palmes, que alojaba a Lucky Luciano. Y está, sobre todo, el Teatro Massimo, en cuyas escalinatas rodó Francis Ford Coppola, en el año 1990, la escena final de El Padrino III, en la que María (interpretada por Sofía Coppola), la adorada hija de Michael Corleone (Al Pacino), era tiroteada.
Bar Vitelli (Savoca). Al Pacino rodó varias
escenas allí durante su refugio en Sicilia.
En el pueblo de Savocapróximo a Taormina, aún sigue en pie el bar Vitelli, que aparece en escenas de El Padrino II, cuando Al Pacino paseaba su incipiente amor. Y también en Savoca está la iglesia donde se casó el protagonista de la cinta con su malograda novia. Asimismo, cerca de Taormina se halla Forza d’Agro, un pueblo medieval encaramado en una colina donde se filmaron muchas escenas de la estancia siciliana de Michael-Pacino.

Corleone, cuna del ficticio 'padrino'.
A 60 kilómetros de Palermo se encuentra la ciudad de Corleonedonde a pesar de no haberse rodado ni una escena de la trilogía hollywoodiense, los turistas van a hacerse la foto con el cartel de la entrada.
En realidad, Corleone es una ciudad moderna y sin demasiado atractivo, pero tiene varios enclaves dignos de verse, como la monumental roca de la foto, además de sus callejuelas de la parte antigua. En la plaza Mayor de Corleone hay un monumento a los jueces Falcone y Borselino, que fueron asesinados en 1992, y que recuerda que la mafia no es sólo materia de guión cinematográfico.
Casco antiguo de Ragusa.
Si después de visitar estos lugares apetece un descanso, mi consejo es acercarse a la antigua Ragusa para vagar un rato por sus calles de trazado árabe-medieval, rastrear las huellas de los normandos, admirar su herencia barroca y, sobre todo, saborear un buen vino de la tierra y brindar por la memoria del mejor padrino que ha dado el cine: Marlon Brando.