domingo, 6 de mayo de 2012

Las Brontë en los páramos de 'Cumbres borrascosas'

(Más sobre las hermanas Brontë aquí)

El turismo literario en los países anglosajones ha dejado de ser una moda para convertirse en fuente de ingresos y vía sostenible de preservación del patrimonio. Las rutas por el sur de Inglaterra tras las huellas de William Shakespeare, Oscar Wilde, JaneAusten o Geoffrey Chaucer son ya toda una institución, y lo mismo ocurre en Estados Unidos con los paisajes ligados a Louisa May Alcott, Ralph Waldo Emerson o Henry David Thoreau.

Top Withins inspiró 'Cumbres borrascosas'.
Ahora les toca el turno a las hermanas Brontë, con el pueblo de Haworth, en el Yorkshire británico, como gran foco turístico, pues fue allí donde vivieron la mayor parte de sus cortas pero fructíferas existencias. Hay que tener en cuenta que, en 1847, Charlotte Brontë publicó Jane Eyre; Anne editó Agnes Grey; y Emily publicó Cumbres borrascosas. Ocho años después, estaban muertas.

Haworth y sus colinas, sus páramos y casas de campo aisladas, así como sus senderos escarpados son el hogar de Cathy y Heathcliff, los atormentados amantes de Cumbres borrascosas, que tan buenos réditos han dado al cine, la literatura y la televisión. Subir a Top Withins, donde están los restos de la granja en la que se inspiró Emily para construir el hogar de los Earnshaw, puede dejar sin aliento: por la caminata, la soledad y la melancolía que rezuma un paisaje nada bucólico, pese a las ovejas que suelen pastar por allí.

Ponden Hall, 'casa' de los Linton en 'Cumbres borrascosas'
Los fans de las Brontë disfrutarán también con la visita a Ponden Hall, que sirvió de modelo para la casa de los Linton, la solitaria y desdichada morada donde el fantasma de Cathy golpeó la ventana.

Cascada y puente Brontë.

Y, por supuesto, no puede faltar un paseo hasta la cascada de las Brontë, que en primavera -y gracias al deshielo- sigue siendo, como dejó escrito Charlotte, “un torrente perfecto que corría sobre las rocas, con su caudal blanco y bello”. El puente original que lo cruzaba fue destruido por una riada en 1989. El actual es una reconstrucción, de lo que da fe la placa explicativa en la piedra (parte superior derecha de la foto). En  Haworth está asimismo la casa museo Brontë, administrada por la Sociedad Brontë, creada en 1893 para reunir y preservar las posesiones de Anne, Emily y Charlotte, así como las de su hermano Branwell y las del reverendo, su padre -que los sobreviviría a todos.

Haworth Parsonage, hoy casa-museo Brontë.

En 1928, la Sociedad Brontë adquirió Haworth Parsonage, que es donde hoy día se exhibe el material de la familia, de los amigos y parientes, incluyendo libros, manuscritos, cartas, cuadros, mobiliario y objetos personales. En línea con la costumbre anglosajona en pueblos pequeños como el de Haworth, frente a la mansión, perfectamente integrado en el paisaje, hay un recoleto cementerio con tumbas de la época de las escritoras -y también actuales-, pero ninguna de las Brontë reposa allí.