domingo, 4 de marzo de 2012

'La insolación', de Carmen Laforet: trilogía interrumpida

Laforet vivió apabullada por el gran éxito de 'Nada'.
Casi toda la obra de Carmen Laforet (1921-2004) gira en torno a un mismo tema: el choque entre el idealismo de la juventud y el entorno, casi siempre mediocre, que sepulta lo que de genuino y espontáneo hay en las personas.

Laforet entró a lo grande en la historia de la Literatura, al publicar a los 23 años la novela Nada, ganadora del primer premio Nadal en 1944. El libro cosechó tal éxito de crítica y público, que su autora fue catapultada a una fama que en seguida la apabulló. Cuando, en 1950, publicó La isla y los demonios y en 1955, La mujer nueva, las críticas la sumieron en el abatimiento. Los problemas personales, con crisis psicológica y matrimonial incluida, eran ya viejos enemigos de la escritora.

A estas obras siguió, en 1963, La insolación, que es uno de mis libros favoritos, de esos a los que siempre vuelvo. Ya entonces, la escritora anunció que La insolación era el primer volumen de una trilogía que se llamaría Tres pasos fuera del tiempo, que tenía planeada y casi escrita, pero que jamás llegó a publicar. Los lectores de Laforet dábamos por perdida toda esperanza, cuando, tras la muerte de la escritora, sus herederos editaron Al volver la esquina, la segunda parte de la trilogía. Del tercer volumen sólo hallaron notas sueltas en libretas abandonadas.

Laforet fue y es un enigma.
Carmen Laforet fue y es un enigma, ya que vivió y trabajó al margen de los círculos literarios y sociales. En el año 2003, su hija, Cristina Cerezales, publicó el libro Puedo contar contigo, donde reunía las 76 cartas que intercambiaron su madre y Ramón J. Sender. En ellas, la propia Laforet cuenta el porqué de su silencio literario, su enfermiza inseguridad y su huida de todo contacto social, que la alejó de la vida pública, mucho antes de que el alzhéimer la dejara sin memoria. En 2009, Cerezales publicó Música blanca, donde recreaba el espacio asfixiante de la vejez, enfermedad y deterioro de su madre.


Mi gastado ejemplar de 'La insolación'.
La insolación narra la vida de Martín, a quien conocemos con 15 años. Es un chico huérfano de madre, con su padre recién casado, que durante el invierno vive con sus abuelos maternos y pasa el verano en un pueblo imaginario de Levante. Martín es sensible, dotado para la pintura y el dibujo, pero lleva una vida monótona y sin interés.

Durante los tres veranos que relata la novela, Martín conoce y traba amistad con los hermanos Anita y Carlos Corsi, que viven solos con una niñera estrafalaria en una casa alquilada. Anita es frívola y le divierte jugar con los sentimientos de los otros, mientras Carlos es guapo, fuerte, y a la vez vulnerable, siempre a la zaga de su hermana mayor. Ni que decir tiene que Martín queda fascinado por los Corsi, y en cuanto se relaciona con ellos paladea la libertad, la sofisticación y la osadía. El libro habla así de las relaciones familiares, de la belleza y la sensualidad, en contraste con un mundo gris, cosido con estereotipos.

Sol radiante entre nubes de calor.
La insolación del título es figurada, claro está, pero también real, tan real como ese golpe de calor que recuerda a Martín lo que de verdad lleva dentro y lo insta a escapar de la realidad. De la primera a la última página, la presencia del calor es constante, lo que refuerza la idea de insolación que trastorna al protagonista. El libro acaba con el final abrupto de la amistad entre Martín y los hermanos Corsi, de la que volveremos a saber en la novela póstuma Al volver la esquina, pero cuyo desenlace queda en suspenso, al faltar el tercer volumen de esta trilogía interrumpida. Pese a ello, merece la pena leer ambas obras, aunque sólo sea por la maestría de Carmen Laforet en hacernos sentir, de un modo casi físico, el verano, el calor, el agua salada del mar y la arena de la playa pegada al cuerpo cual segunda piel.

Todas esas imágenes, como la luz de colores que baña el cuarto de Martín, crean una atmósfera irreal, fantástica, a ratos optimista, que hace de puente entre la adolescencia y la edad adulta.
.

1 comentario:

  1. Soy estudiante,preparando una tesis sobre La mjuer nueva y carta a Don Juan de C. Laforet. Quisiera tener contactos con personas que trabajan sobre la autora. Gracias

    ResponderEliminar