martes, 14 de febrero de 2012

Iolanda Batallé, para un San Valentín nada convencional


Iolanda Batallé, escritora, editora y periodista catalana.
“María y Román compartieron la vida durante tres años muy intensos: de los tres a los seis años. Los mejores años de su vida. Se querían. Iban a la escuela cogidos de la mano, en invierno con guantes y en verano con chanclas (…) María tenía el pelo rojizo como su padre, del color del tomate cherry, y siempre comía tomates”.
"Es de noche. Ella mira el cielo estrellado y escucha el crujir de las plantas; ese crac que hacen. El agua que no beben (…). Se echa en una tumbona, tapada con una manta azul, y mira el cielo estrellado. La luna. Y escucha las plantas”.

Son extractos del libro de relatos El límite exacto de nuestros cuerpos, segunda obra de la narradora catalana Iolanda Batallé, que se lanzó al ruedo literario en 2011, después y a la par de trabajar como periodista, editora y profesora. Y, aunque no diría que los relatos de Batallé son las piezas más adecuadas para leer en un convencional San Valentín, sí dibujan un abigarrado y a ratos inaudito fresco de la vida en el siglo XXI. Historias que retratan en pocas pinceladas un tiempo de pequeñas grandezas y constantes preguntas, con sus dosis de amor, desazón y perplejidad.

'The Capel Family' (Cornelius Johnson).
Uno de mis relatos favoritos del libro sucede en la National Portrait Gallery de Londres, donde sus dos protagonistas contemplan el cuadro The Capel Family. Mientras lo leía, me vi trasladada a esas mismas salas, donde yo también pasé en 2010 decenas de horas, absorta, como abducida por la historia silenciosa que me susurraban los rostros del pasado. Tomo nota y uno de estos días escribiré sobre algunos retratos que me apasionan. (Del retrato de Jane Austen y de las hermanas Brontë ya he hablado aquí)

Primera novela de Batallé
Con todo, de Iolanda Batallé me quedo con su debut literario, la novela La memoria de las hormigas, que sorprendió a la crítica tanto como conquistó a los lectores. Yo la descubrí en la Feria del Libro de Madrid, y por su autora llegué a la inclasificable protagonista, Joana, una mujer que ha dejado de perseguir el éxito profesional y se dedica a limpiar la playa con un tractor. Mientras la máquina va trazando dibujos sobre la arena, Joana revive su pasado, y así conocemos su iniciación amorosa, la relación con su abuela y maestra, las conversaciones con su marido, la vida de quienes la rodean. Retales de una existencia cuajada de descubrimientos minúsculos, que la protagonista se lleva a casa, como las hormigas, conforme los encuentra a su paso.

Más de Iolanda Batallé aquí

No hay comentarios:

Publicar un comentario