sábado, 21 de enero de 2012

Rafael, Leonardo da Vinci y el espesor transparente del aire

'Virgen de los claveles' (Rafael Sanzio).
La vida está hecha de casualidades. El otro día, cuando escribía sobre las esfinges del obelisco 'Aguja de Cleopatra', en Londres, y saltando de link en link, llegué al castillo de Alnwick, donde están las verdaderas esfinges que sirvieron para hacer las copias que montan guardia en este monumento, a orillas del Támesis. Casualidades de la vida, fue en ese castillo, propiedad del duque de Northumberland, donde estuvo durante años el cuadro La virgen de los claveles, hoy atribuido a Rafael y por siglos considerado una mera copia. Fue en 1990 cuando los expertos atribuyeron a Rafael la autoría de la obra, que ahora cuelga orgullosa en la National Gallery, en Londres.

Casualidades de la vida, en julio de 2010 visité en la National Gallery la muestra Falsificaciones,errores y descubrimientos, donde la pinacoteca inglesa exhibía algunos de sus fondos y contaba su curiosa historia. Pinturas unas, controvertidas, alteradas y dañadas, pero también otras, embellecidas y autentificadas, como la Virgen de los claveles de Rafael.
'Madonna del clavel' (Leonardo).
Más casualidades de la vida: sucede que Rafael se inspiró "libremente" en otro cuadro de Leonardo da Vinci: Madonna del clavel, que guarda celosamente la Pinacoteca de Múnich. Si este museo hubiera cedido la tabla de la Madonna, ahora podría verse dentro de la excepcional muestra que la National Gallery dedica al genio renacentista, y que cerrará sus puertas el 5 de febrero. Como no ha sido así, la comparación in situ de las dos vírgenes de los claveles, la original de Leonardo y la interpretación "libre" de Rafael, tendrá que esperar otro tiempo y, quizá, otro museo.

Aún más casualidades de la vida: saltando por los links como por las piedras para cruzar un riachuelo, llegué a los podcast de la National Gallery. Y rescaté uno de mis entretenimientos favoritos durante mi estancia en Londres: escuchar los podcast y ver los vídeos sobre arte en las webs de la National, la Portrait, el British, la Tate, las casas de Jane Austen, Dickens, etc. Un medio práctico y gratuito para practicar inglés y entrenar la habilidad lectora.

Tumba de Leonardo en Amboise (Francia).
Y, como las casualidades son tan infinitas como se quieran estirar, repasando CDs y DVDs en casa encontré las fotos de mi segunda visita a los castillos del Loira, en Francia, entre ellos, el de Amboise, donde está la tumba de Leonardo da Vinci. ¿Cómo llegó a reposar ahí?

Leonardo da Vinci nació el 15 de abril de 1452 y, aunque hay dudas sobre si vino al mundo en un caserío de Anchiano (municipio de Vinci) o en el pueblo de Vinci (en la ribera derecha del Arno, entre Florencia y Pisa), lo que es seguro es que murió en Francia, donde trabajaba para Francisco I cuando le llegó la muerte, en 1519. Leonardo vivía en un château, cedido por el monarca francés, muy cerca de Amboise, donde serían trasladados los restos mortales del artista para darle un enterramiento suntuoso.   

Castillo de Amboise (Loira, Francia).
En Amboise, paseando por las salas y jardines del castillo, asomándome a la balconada sobre el río, entrando en la capilla donde está la tumba del genio, entendí algo de la que es su técnica pictórica más notable: el sfumato, consistente en difuminar los contornos basándose en su teoría científica sobre el "espesor transparente del aire". Y es que Leonardo profesaba que la atmósfera no es transparente, sino que tiene color y formas propias, que cambian con la luz, lo que a su vez varía el volumen y el color de los objetos.
A orillas del Loira ese verano de 2008, visitando palacios centenarios y deambulando entre obras de arte sublimes y legendarias, me pareció que sí, en fecto, como enseñaba Leonardo en el siglo XV, existe el espesor transparente del aire.

2 comentarios:

  1. Me ha encantado esta entrada.
    En concreto, la última frase, es simplemente brillante.

    Enhorabuena por el trabajo que haces en este blog.
    Un saludo,
    Flet.

    ResponderEliminar
  2. ¡Gracias! Escribir este blog me gusta, es relajante y divertido.

    Saludos

    ResponderEliminar