domingo, 30 de octubre de 2011

El Hermitage en Madrid, Da Vinci en Londres

La exposición del otoño en Madrid se llama El Hermitage en el Prado y es fruto de una afortunada simbiosis temporal entre las pinacotecas rusa y española, gracias a la cual, desde el 8 de noviembre, podremos ver en el museo del Prado una selección de más de 120 obras maestras del Hermitage, en un recorrido artístico desde el siglo V a.C. hasta el siglo XX.

El Hermitage, a orillas del Neva (San Petersburgo).
Pinturas, dibujos y esculturas dejarán momentáneamente su hogar en el palacio a orillas del río Neva (San Petersburgo), un edificio enorme y precioso, que bien vale una visita por sí mismo ya que fue residencia de los zares rusos Pedro I, Catalina II y Nicolás I, como atestigua la riqueza de sus salas, de profusa decoración, sus mármoles, arañas, escalinatas y muebles. Yo estuve allí en el año 1992, en un viaje que me llevó a Moscú, Samarcanda, Bujara, Tashken (Uzbekistán) y Kiev. Si tuviera que volver, elegiría Samarcanda y San Petersburgo, pero a esta última, en un día de sol.

Palacio de invierno.
Cuando la exposición El Hermitage en el Prado abra sus puertas en Madrid, lo primero que encontrarán los visitantes será una selección de retratos de los zares que engrandecieron el palacio de San Petersburgo y alimentaron sus colecciones de arte con el paso de los años, hasta su transformación en museo nacional.
También viajarán hasta España cuadros con espléndidas vistas interiores del Hermitage, del palacio de invierno, de sus jardines y alrededores, además de una selección de muebles y trajes de corte.

'San Sebastián'.

Y, entre las grandes obras maestras que podrán verse en el Prado, figuran el conmovedor San Sebastián, de Tiziano; el enigmático y sensual Tañedor de Laúd, de Caravaggio; la realista escena del Almuerzo, de Velázquez; junto con piezas de Rembrandt como Retrato de un estudioso y Caída de Haman.
Por su parte, los amantes del dibujo y el trazo perfeccionista de lo diminuto también tendrán su espacio en esta muestra madrileña, en la que se exhibirán delicados y precisos dibujos de Durero, de Rubens, de Watteau y de Ingres.


'El Tañedor de Laúd', de Caravaggio.


Tal y como viene sucediendo en los últimos años, la exposición El Hermitage en el Prado reúne una buena dosis de pintura impresionista y postimpresionista, con nombres tan queridos por el público como Monet, Cézanne, Renoir, Gauguin y Matisse -éste último, presente en Madrid con dos obras, Juego de bolas y Conversación-.
Picasso, Kandinsky y el misterioso Cuadrado negro de Malevich completan la nómina de artistas cuyas obras maestras podrán verse en el museo del Prado a partir del 8 de noviembre.

'Madonna Litta', de Leonardo da Vinci.
Y una obra maestra del Hermitage que no viene a Madrid, porque ha viajado a Londres para participar en la más completa exhibición de pintura de Leonardo da Vinci en los últimos tiempos, es la Madonna Litta. Quienes quieran darse un atracón del genio renacentista tendrán que ir a la National Gallery de Londres, desde el 9 de noviembre al 5 de febrero. Yo, a poco que me dé la vida, iré.

No hay comentarios:

Publicar un comentario