martes, 7 de junio de 2011

Mujeres en la Feria del Libro

La Feria del Libro de Madrid siempre es el acontecimiento que para mí inaugura el verano. El último fin de semana de mayo, cuando empieza, suele llover, y siempre hay algún royal que acude a la inauguración. Después sí, en seguida, el paseo de Coches se llena de paseantes, curiosos y fanáticos de los libros que revolotean por los puestos como las golondrinas por los canalones y los tejados.

Carmen Martín Gaite.
Como cada año, echo de menos a Carmen Martín Gaite, a la que siempre iba a ver al Retiro cuando firmaba, y de la que guardo tan buen recuerdo, tan pizpireta ella con sus gorras y sombreros, su blanca melena suelta y desordenada, su gran sonrisa de profundidades tristes, sus arrugas y su cara lavada. Ha pasado mucho tiempo sin Carmiña, demasiado, y todavía no entiendo por qué se tuvo que morir tan temprano.

Marianne Fredriksson.
Por Martín Gaite llegué a la literatura nórdica, que me ocupó tres ediciones de la Feria y me hizo descubrir a la ya también fallecida Marianne Fredriksson. Casi devoré su monumental Las hijas de Hanna, pero fue Aves migratorias la novela que me fascinó, al punto de no soportar la posterior decepción de su malograda La vida con Jan. No siempre es posible estar a la altura; mucho menos llegar al listón que nos ponemos a nosotros mismos. Eso debió pasarle a Fredriksson en sus últimos meses de vida creativa.

Iolanda Batallé.
Este año, en la Feria he descubierto a un autora de la que nada sabía: Iolanda Batallé, periodista ella, editora catalana, viajera y vinculada a acciones sociales. Su primera novela, La memoria de las hormigas, relata la vida de una mujer que cada madrugada limpia la arena de la playa, subida en un tractor, mientras cuenta al lector (y se cuenta a sí misma) la historia de su vida, la de su madre, sus tías, su abuela, sus novios, su hija... Una perfecta y tupida tela de araña que Iolanda va tejiendo lenta y paciente, delicada, como si no le costara ningún esfuerzo... Como si escribir así de sencillo fuera fácil.

No hay comentarios:

Publicar un comentario