martes, 24 de mayo de 2011

Barbarie en Asturias

Algo va mal en España, muy, pero que muy mal, cuando noticias como ésta (Un hombre mata al padre, al hermano y al novio de su expareja en Asturias) se suceden un día sí y otro, casi también.

Dicho sea sin acritud, sin restar importancia a los indignados de la Puerta del Sol de Madrid y otras capitales españolas, ni, muchísimo menos, querer aguar la fiesta ni la reseca postelectoral al señor Cascos por su triunfo en Asturias.

Pero algo va mal si la única y recurrente vía de saldar deudas del corazón (metafórica y literalmente hablando) es matar a todo familiar que se ponga a tiro. Sobre todo, porque España es el único sitio del mundo civilizado donde matar a quien ya no nos ama o a quien quiere divorciarse, es una opción tan socorrida. Y no acepto "enajenación mental" como pulpo eximente, porque a esas "personas" nunca les da por matarse ellas primero.

Vaya por delante mi solidaridad emocionada y dolorida con las víctimas de esa barbarie.

No hay comentarios:

Publicar un comentario