lunes, 14 de febrero de 2011

Bardem contra Firth, Paltrow contra Lady Gaga

A Colin Firth  se le acumulan los discursos de agradecimiento por tantos premios como está cosechando su interpretación de Jorge VI en la película The King speech (El discurso del rey). Ya tenía el Globo de Oro y anoche, en Londres, recibió el Bafta al mejor actor; un galardón que se lleva a casa por segundo año consecutivo, tras convencer en 2010 de que su impecable encarnación de Un hombre soltero fue la mejor del año. Todas las quinielas apuestan por que Firth ganará el Oscar dentro de dos semanas.

Con permiso, claro está, de Javier Bardem, quien también anoche, pero en Madrid, ganó el Goya al mejor actor por su papel de moribundo en Biutiful. Los que de esto saben, aseguran que no hay forma de que Bardem derrote a Firth, pero el marido de Pe es un invitado fijo a la ceremonia de los Oscar desde hace años, acaba de ser padre, y ya se sabe que muchos niños traen un pan bajo el brazo.

Si, contra todo pronóstico, Bardem le arrebatara el Oscar a Firth, es muy posible que el inglés necesitara poner en práctica (esta vez fuera de escena) las enseñanzas de su colega, el actor Geoffrey Rush, quien interpreta al terapeuta que ayudó al rey Jorge VI a superar sus problemas de habla.

Y casi sin habla se quedaron ayer en los Grammy al ver a Lady Gaga llegar dentro de un huevo, traslúcido, que llevaban en andas cuatro macizos porteadores semidesnudos. Pero, por una vez, la autoproclamada reina del pop-agitación se vio sobrepasada por otra rubia, una Gwyneth Paltrow reconvertida en cantante. Paltrow se subió al escenario para cantar con Cee Lo Green el tema Forget you, y lo hicieron rodeados de las marionetas de Jim Henson. No era ésta la primera vez que Gwyneth Patrow se atrevía con esa canción, que ya interpretó con los chicos de la serie Glee.

No hay comentarios:

Publicar un comentario