lunes, 28 de febrero de 2011

And the Oscar goes to..

El buen paño en el arca se vende. O eso decían las abuelas cuando querían impedir que sus nietas salieran a la calle, casquivanas ellas, a buscarse un buen novio que las salvara de vestir santos. Puede que esas abuelas tuvieran razón, pero lo cierto es que, hoy en día, una campaña de publicidad consigue vender hasta placas de hielo a los esquimales del polo Norte.

Hablando de publicidad, hay quien ha querido ver en el éxito de El discurso del Rey un triunfo personal del productor Harvey Weinstein, auténtico mago de las campañas de promoción. Él solito habría logrado que el Oscar a la mejor película, que hace tres meses parecía cosa de Origen y La red social, fuera a manos del rey tartamudo Jorge VI, encarnado por el impecable actor inglés Colin Firth.

Yo ya lo escribí en este blog el día 15 de diciembre, augurando su entonces triunfo en los Globos de Oro: no había mejor actor este año que mi señor Darcy preferido, con permiso de Laurence Olivier. El año pasado, Firth se marchó del Kodak Theatre sin el Oscar al mejor Actor, pese al traje a medida que le cortó Tom Ford en A single man, así que este año la estatuilla dorada tenía que ser suya.

Y si La red social no convenció en los Oscar, quien sí ha logrado una avalancha de popularidad y cariño, pero en Twitter, ha sido Kirk Douglas, que a sus 94 años arrasa con su intervención de anoche y es trending topic mundial.

Más comentado, incluso, que el horroroso estilismo de la imposible actriz británica Helena Bonham Carter (a la sazón, reina impostada de Colin Firth en la película El discurso del rey) y lo poco favorecida que iba Pe de la mano de su (algo entrado en carnes y canas) marido Javier Bardem.

Y es que no basta con ser bueno: hay que parecerlo. Que debe ser por lo que las bodegas de La Rioja llevan años fomentando el diseño con nombre propio y el turismo enológico. Una historia de éxito que recoge hoy la sección Fast Track de la BBC con un recorrido por la apuesta cultural de algunas de las familias vitivinícolas riojanas: López Heredia, Baigorri, Vivanco o Marqués de Riscal y sus museos del vino, sus visitas guiadas a las cuevas donde envejecen los caldos, sus hoteles de diseño, sus edificios obras de arte, sus arquitectos Gehry o Calatrava firmando modernas y asombrosas estructuras. Todo, para poner La Rioja en el mapa europeo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario