miércoles, 15 de diciembre de 2010

Donde van a morir los icebergs

Hay ratos en los que levanto la cabeza, miro a mi alrededor, y aún me sorprende oír una conversación en castellano. Será porque echo de menos Londres, una ciudad en la que encajé estupendamente desde el principio pese a que, por tradición y experiencia, suelo inclinarme del lado de lo latino-afrancesado. De mis seis meses londinenses traigo importado un gusto nuevo por la diversidad; una curiosidad atizada por los idiomas, la historia y la pintura; muchos libros, cientos de fotografías, algunos nombres y unos pocos, no demasiados, planes.

También ha viajado conmigo, de vuelta a Madrid, la costumbre de surfear por la BBC y los periódicos ingleses, donde siempre hallo reportajes curiosos, ingeniosos o, simplemente, divertidos. Precisamente, de la BBC es esta historia sobre la isla de South Georgia, que lleva camino de convertirse en un cementerio de icebergs.

Como en la primera película de Tarzán, pero sin elefantes moribundos, parece que colosales placas de hielo desgajadas de la Antártida son arrastradas hacia el Atlántico, hasta quedar ancladas alrededor de esta isla, de 170 kilómetros de extensión. Al fundirse, estos mega icebergs arrojan miles de millones de toneladas de agua helada, que modifican el ecosistema marino local. El calentamiento global tiene su versión gélida en South Georgia.

Mucho más radical, y un pelín apocalíptica, es la exposición fotográfica Postales desde el futuro, que todavía puede verse en el Museo de Londres. Hay fotos de indudable belleza, como la que presenta Londres convertida en una ciudad navegable, surcada por canales, al estilo de la Venecia que hoy conocemos. Otras imágenes resultan más inquietantes, pero todas tienen una extraña belleza.

Y acabo por hoy con uno de mis British preferidos: el actor Colin Firth (y no porque vaya a meterse de nuevo en el traje almidonado de Mr. Darcy), firme candidato a ganar el Globo de Oro al mejor actor por la que dicen es una magistral interpretación del tartamudo Jorge VI. La película, The King's Speech (ignoro el título en castellano, pero lo lógico sería El discurso del Rey ), tiene siete nominaciones, entre ellas, la de mejor filme en la categoría de drama. Yo se lo daría sin pestañear.

No hay comentarios:

Publicar un comentario