jueves, 28 de octubre de 2010

Retrato de Jane Austen

Hacía siglos que no actualizaba la sección Historia de un Objeto, y quiero recuperar las buenas costumbres con una de mis escritoras preferidas: Jane Austen. Los que se acaban de unir a mi blog quizá no saben de mi amor por la autora de Orgullo y prejuicio, Emma o Sentido y sensibilidad, pero si se quedan lo suficiente, acabarán notando cómo inclino mi balanza hacia el lado de esta mujer. Y, sin más, Historia de un Objeto: Retrato de Jane Austen, por su hermana Cassandra.

Sucede que el único retrato de Jane Austen considerado auténtico es este dibujo que realizó su hermana Cassandra alrededor de 1810, cuando Jane Austen tenía 35 años. El bosquejo, claramente sin terminar, mide poco más que una carta de las que en la época se usaban en los juegos de mesa, y puede verse ahora tras el cristal de una vitrina de madera en la National Portrait Gallery de Londres.

Este retrato se publicó por primera vez en el año 1869, como ilustración dentro del libro Recuerdo de Jane Austen, escrito por su sobrino James Edward Austen-Leigh. A partir de ese retrato, durante la época victoriana se realizarían numerosas reinterpretaciones, y de ahí que en la actualidad coexistan diversas imágenes de la escritora (algunas con una imagen vagamente familiar, pero otras claramente fantasiosas), cuando en realidad sólo una de ellas, el dibujo de Cassandra, ha sido autentificada.

Otro familar de Jane Austen, su sobrina Caroline Austen (a la sazón hermana del enteriormente citado James Austen-Leigh), dejaría por escrito sus impresiones sobre su famosa tía. Leyendo a Caroline podemos hacernos una idea de cómo era Jane Austen físicamente. En el libro titulado Recuerdos de tía Jane, la describle con estas palabras: "En cuanto al aspecto de mi tía, la suya es la primera cara que recuerdo con claridad. Su rostro era más redondeado que alargado, su tez morena poseía una tonalidad brillante sin ser sonrosada, y tenía bonitos ojos color avellana. El cabello castaño oscuro, de rizo natural, le caía en pequeños bucles alrededor del rostro. Siempre llevaba sombrero o cofia”.

Hay poca información y mucha literatura acerca del aspecto físico de Jane Austen, pero los interesados pueden clicar aquí y dejarse transportar por el recuerdo de la autora de Orgullo y prejuicio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario