sábado, 2 de octubre de 2010

La palabra de moda

Agudeza visual: ¿qué tienen en común estas cuatro noticias recortadas de distintos periódicos londinenses en diferentes días? Una pista: hay que mirar los títulos. Otra pista: hablan de asuntos muy familiares para los trabajadores –y los parados- españoles.

Tac, tac, tac… ¡Se acabó el tiempo! La palabra clave es “strike”, o lo que es lo mismo: huelga. ¿Y por qué se va a la huelga en Londres, Inglaterra, donde se supone que atan a los perros con salchichas cocidas al vapor que despide la bien engrasada maquinaria de la todopoderosa City?

Vayamos por partes. Primero, los trabajadores del Metro de Londres han convocado huelga para el lunes. ¿La razón? Se oponen al recorte de 800 empleos, es decir, hay 800 personas que ahora trabajan y que irán al paro. Y, claro, no es algo que les haga gracia. Más o menos, la misma gracia que el lunes nos hará a nosotros, sufridos usuarios, coger varios autobuses (que irán repletos hasta el techo), sufrir atascos y tardar hora y media en llegar al centro. ¡Si funcionando normalmente ya es tremendo! Monday morning, más miserable si cabe.

Segunda huelga: la BBC podría apagar sus emisiones en directo el 5 y 6 de octubre, coincidiendo con la clausura de la Conferencia de Birmingham, donde el primer ministro, Cameron, será la rutilante estrella. Y aún hay más: la huelga podría extenderse al 19 y 20, cuando el ministro de Finanzas, George Osborne, desvelará los recortes del Gobierno.

De momento, no consta que la policía vaya a ponerse en huelga, pero, por si acaso, ya se trabaja para concederles el derecho a manifestarse y dejar de proteger a los ciudadanos. Que debe ser algo así como que un médico se niegue a salvar a un paciente porque llega tarde a cenar. Es lo que tienen algunas profesiones: son muy sacrificadas. Tampoco está previsto que vayan a la huelga 1.200 trabajadores de Orange y T-Mobile. Donde se irán será a sus casas, después de que el gigante de la telefonía móvil los despida.

Pero no todo son malas noticias. A partir del lunes, una reluciente caravana ambulante aparcará en Covent Garden. En sus fogones, dos reputados chefs prepararán platos de alta cocina a precios de oficinista y hasta dependientes de Primark. La iniciativa forma parte del London Restaurant Festival, que se celebrará del 4 al 18 de este mes.
 
Enjoy your meal!

No hay comentarios:

Publicar un comentario