miércoles, 7 de julio de 2010

Las figuras de ajedrez de Lewis

Ya que la actualidad la marca el deporte, con ese partido entre España y Alemania, el objeto histórico de hoy van a ser las piezas de ajedrez talladas por un artesano en marfil de morsa, allá por 1200.

Se trata de Lewis Chessmen (Las figuras de ajedrez de Lewis, 1200 D.C)


La historia, tal como la conocemos, arranca en 1831, cuando se descubrió en la Isla de Lewis (Escocia) un extraordinario tesoro de figuras talladas en marfil. El tesoro se componía de 93 piezas: 78 figuras de ajedrez, 14 fichas adornadas y 1 hebilla de cinturón profusamente grabada. Once de las figuras de ajedrez están hoy en el Museo Nacional de Escocia (Edimburgo) y el resto se exhiben en el Bristish Museum de Londres.

Cuando fueron halladas, algunas de estas figuras estaban manchadas de rojo, lo que vino a confirmar que los primitivos tableros de ajedrez medievales tenían las casillas de color rojo y marfil, en vez del negro y blanco actuales. Así se puede ver en varias miniaturas árabes de la época.

El ajedrez fue concebido como un juego de estrategia. En la Edad Media, lo usaban los caballeros para entrenarse en la táctica, siendo su juego considerado como una de las siete habilidades que todo caballero debía dominar. La Iglesia, en cambio, prohibió a sus clérigos jugar al ajedrez fue relajando tal prohibición.

Hombres y mujeres jugaban juntos al ajedrez, por lo que acabó asociándose con el cortejo y la batalla de los sexos en la poesía amorosa del Medievo.

¡Quién sabe si los jugadores de la Selección Española de Fútbol no templan nervios con una táctica partida de ajedrez antes de entrenar la musculatura!

No hay comentarios:

Publicar un comentario