miércoles, 23 de junio de 2010

Osborne detalla su tijeretazo económico y Londres se tumba al sol




La tormenta económica ha descargado sus primeros rayos sobre los ciudadanos británicos. Los mismos que llevaban semanas oyendo hablar de recortes y apretarse el cinturón, pero que pensaban que eso era cosa de griegos, portugueses y españoles (ya se sabe, latinos, mediterráneos, gente relajada y derrochadora, cigarras en una Europa de hormigas). Pero, por como tronaba hoy en Westminster el flamante ministro de Finanzas, George Osborne, los súbditos de Her Majesty están también en el ojo del huracán.

Para abrir boca, el Gobierno conservador del señor Cameron subirá el IVA al 20%, congelará los sueldos de los funcionarios y las ayudas a la infancia, además de dar un tijeretazo del 25% en el sufrido paño del gasto público. Eso sí, el alcohol, el tabaco y la gasolina se escapan de esta subida de impuestos. Los ingleses podrán seguir bebiendo, fumando, contaminando y atascando calles y carreteras por el mismo precio.

¿Qué dice la oposición laborista, que hasta hace tres días gobernaba el barco? Pues que el ajuste tumbará a los más débiles sin asegurar un ahorro significativo que sirva para crear riqueza. Claro, ¿qué van a decir ellos, los supuestos culpables de que el país se dirija derecho a la bancarrota? (Cameron dixit)

Los londinenses, por si acaso, se han lanzado hoy a parques y jardines aprovechando un espléndido día. Fuera camisetas, zapatos y hasta faldas y pantalones. Aquí en cuanto sale un rayo de sol se tiran al césped, algunos con bronceador y toalla incluida. En Hyde Park, las butacas de lona se alquilan al módico precio de 1,5 libras la hora, 4 libras tres horas. Las bicicletas, patines y equipamiento de jogging hay que traerlo de casa. Y para los más sibaritas, la terraza Serpentine, más llena de lo deseable (para el cliente), algo cara y con un servicio remolón en los momentos álgidos de ocupación. Un oasis superpoblado, pero oasis al fin y al cabo, a dos pasos del barullo de Hyde Park Corner.

No hay comentarios:

Publicar un comentario