sábado, 26 de junio de 2010

España gana, Londres huele a primavera

Esta vez sí que ha habido dos sin tres, y aunque Francia e Italia se hayan ido a casa por la puerta pequeña, España sigue contando entre los favoritos a ganar el Mundial de Suráfrica. No es que yo sea muy aficionada al fútbol (más bien nada), pero en Londres cada partido se vive casi como una fiesta nacional, los pubs abarrotados dentro y fuera, la cerveza y los licores de alta graduación espoleando las alegrías y dulcificando las penas. Todo, bajo la atenta mirada del guardia de seguridad (dos si el local es grande y tiene terraza en la calle), que controla que nadie se desmande, que nadie fume donde no debe ni se rompan vasos o botellas.


Mientras escribo esto, en la calle se sigue festejando el trunfo de España, pero a lo mejor es porque al lado está el restaurante y bar de copas español-latino Camino, toda una sensación en la zona. Para muestra, estas dos fotos que he tomado cuando regresaba a casa y dos fans exhibían su orgulllo patrio envolviéndose en sendas banderas.



Por lo demás, Londres huele hoy a primavera, una primavera tardía, cálida y remolona. Y se me hace extraño porque todos los escaparates chillan sus rebajas del 50% y hasta el 70%, y los bikinis, vestidos, gafas, shorts y bronceadores vuelan de las vitrinas. Y tengo que recordarme que es verano aunque para mí esto no sea calor, recordar que junio se agota y el séptimo mes llama a la puerta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario